Vocación Desbocada

Y fui vendida al fin,
porque llegué a valer tanto en sus cuentas
que no valía nada en su ternura

DULCE MARÍA LOYNAZ

¡Qué verde era mi valle! Es el nombre de un film gringo de inicios de los cuarenta del siglo pasado, basado en una novela homónima del novelista inglés Richard Llewellyn que cuenta los avatares de una familia de mineros en el sur de Gales, en un contexto que se deteriora constantemente afectando la vida y las costumbres de un grupo de personas comprometidas con su tierra. ¿Cómo lograr que los signos de identidad cultural de una pequeña comunidad sobrevivan a las verdaderas amenazas que los oprimen? Ese es el cuestionamiento y el mensaje intrínseco de esta extraordinaria novela.

¿Qué pasa cuando quienes deberían ser custodios de la tierra que los recibe abusan de ella y empiezan a tratarla como una vulgar mercancía? Pasa que pasamos a dormir con los enemigos, lo cual resulta sumamente incómodo. En primer lugar, nadie los invitó, se colaron por así decirlo. Ya instalados empiezan a jalonear las sábanas solo para su lado, hablando sin cesar toda la noche cuando debíamos estar todos dormidos, encendiendo las luces hasta el amanecer. Y para acabarla de joder, no se cortan las uñas.

Hoy las luces se proyectan de abajo hacia arriba, en lugar de los baños de luna y de estrellas que antes iluminaban el suelo de nuestro Valle de Guadalupe. La música de los insectos y la voz del viento están siendo sustituidos por berridos, estridencias y vociferaciones de cualquier calaña en tugurios disfrazados con piel de oveja en donde lo que menos importa, por supuesto, es el vino.

Cuando decimos “mi tierra” refiriéndonos al sitio que nos vio nacer o al que tuvimos la enorme fortuna de llegar, no sólo hablamos de un lugar sino algo mucho más profundo e inexplicable para los especuladores inmobiliarios que hoy nos agobian y que no tienen el menor remordimiento a la hora de comprar, corromper o sobornar con tal de avanzar en su cometido. Escapar de las garras de un duopolio costó mucho trabajo, caer de nuevo sería imperdonable.

El Valle, los valles de Ensenada tienen una vocación que es eminentemente agrícola. Todo lo demás es subsidiario, complemento del protagonista principal. El valor de estas tierras no radica en su precio, quien quiera verlo así está en un error. Las burbujas se ven muy bonitas, el problema es que son efímeras y desaparecen de la misma forma en que llegan.

De cualquier modo el Valle, nuestros valles, siguen contando sus historias a través de sus amaneceres y crepúsculos, de sus gigantescas rocas que surgen de sus entrañas, alguna vez escondidas bajo esa piel que muda de vez en cuando, pero que en esencia sigue siendo la misma que pisaron los antiguos pueblos Pai Pai, Yumanos y Kiliwas o quienes quisieron someterlos, por las buenas o por las malas, o los soñadores que pasaban por aquí en busca de oro, los pastores, ganaderos y horticultores y, más tarde también, quienes descubrieron la vocación vitivinícola de esta tierra pródiga y a la vez recelosa.

Finalmente, lo sabemos, cuando la ley no se quiere aplicar, por la razón que sea, surge la fuerza social, el poder de un gremio que debe ser solidario descubriendo a quienes no lo son, o lo son cuando les conviene. ¿Qué podría pasar si no hay Fiestas de la Vendimia en 2020? Quizás se moverían algunas conciencias.

Algunos de mis amigos o personas que estimo y admiro, defensores de nuestra tierra, han sido objeto de insultos y calumnias escondidas, como es costumbre, detrás de las redes disque sociales. Solo les pido no cejar; recordemos lo que dijo alguna vez el poeta italiano Vincenzo Monti: las injurias se comportan como las procesiones de iglesia, que siempre regresan al lugar del que partieron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s