Comunidad: un concepto inquieto

Comunidad es un concepto que todos conocemos. No es una palabra extraña, todos la hemos empleado algunas veces, y todos sabemos su significado en carne propia. 

Probablemente se trate de uno de esos conceptos que parecen estar muy bien definidos, que no causan problema, que remite sencillamente a un grupo humano -aunque quizá podría hablarse también de comunidades animales, y quién sabe, también vegetales y micro biológicas, y por analogía hasta de comunidades petriformes o nubosas-.

c

Esta es la forma ordinaria de lidiar con la idea de comunidad. Sin embargo, en mi entender, se trata más que de un concepto sólido y permanente, de un concepto inquieto e inquietante. Quizá no haya habido un solo momento en la historia de la humanidad en que la comunidad no se haya re definido una y otra vez. 

Cada tiempo, cada cultura, con el advenir de los acontecimientos, los grupos humanos han definido de manera diferente “su” comunidad. Así, han habido tantos estilos, formas, colores y contenidos en el concepto comunidad como han habido momentos de la humanidad. Y es que queda claro que aquello que definía la integración de un grupo humano en un tiempo en una latitud es probablemente diferente a como otra latitud y otro grupo humano la ha definido en el mismo tiempo. Así que tenemos al menos tres factores: el momento que atraviesa el grupo humano, el grupo humano mismo y la latitud (con todo su contexto) en la que se encuentra dicho grupo.

Por lo pronto, trabajando en el sector café con comunidades de productores, comunidades de comercializadores, comunidades de prestadores de servicios y comunidades de consumidores, mi reflexión y experiencia se desprende de mi andar entre comunidades, y de andar en la mía propia, por supuesto, o en las mías para ser más preciso.

Me interesa poner el foco en los siguientes puntos de análisis. En primer lugar: la comunidad como proceso o proyecto permanente. En segundo lugar: la diferencia en nuestro al lenguaje al hablar de “la” comunidad y de “nuestra” comunidad. En tercer lugar: la transmutación de sus valores en nuestro tiempo, de la comunidad basada en valores del grupo, a la comunidad basada en la conveniencia del grupo.

En su sentido más propio, no existe la comunidad completa o terminada; la comunidad se construye, todo el tiempo, se renueva, se revisa a sí misma, se inconforma y ejerce auto crítica. Asegurar que una comunidad se ha construido es iluso o auto complaciente, es perezoso y falto de sentido de realidad. La familia, la colonia, el pueblo, la ciudad, el gremio, el equipo, la organización, todos están en permanente cambio y adaptación. La fortaleza de la comunidad en este sentido se mide en cierta forma en su capacidad de apreciar, aprehender y aprovechar el cambio y tejerse nuevamente, adaptarse, o mejor aún, reinventarse de forma creativa y constructiva. Las comunidades más fuertes no serán las más sólidas, sino las más flexibles. En tiempos líquidos o gaseosos, la reinvención parece también una ilusión, pero estoy seguro que no lo es, que los miembros de una comunidad no hacen esfuerzos vanos, en todo caso hacen esfuerzos permanentes. 

Quien se aísla de la comunidad quizá no ha podido con esta lógica y dinamismo, quizá lo desprecia, quizá lo subestima. Quien se aferra a la versión previa de la comunidad pasa por la misma situación. Comunidad es tiempo, comunidad es movimiento.

Se habla de “la” comunidad, en un sentido impersonal, como de una cosa, como de un fenómeno externo. Pocos hablan de “nuestra” comunidad. La apropiación exhibe e implica compromiso, hablar de “nosotros” implica diálogo, asumir al otro. Quienes sólo hablan de “la” comunidad quizá la viven como una etiqueta, como un concepto abstracto, como algo que no implica de manera íntima al individuo -en singular por supuesto-. La común unidad, la comunión, son el fundamento de la comunidad. Al mismo tiempo, la comunión es uno de los retos más grandes de cualquier relación interpersonal. Las lógicas de la comunión no son mensurables del modo en que medimos generalmente: rendimiento, porcentaje, resultado, éxito. Las lógicas de la comunión son vivibles más que medibles

Para vivir en comunidad hay que pensar de otras maneras, hay que arriesgar y exhibir, hay que comprender y acoger. Muchas comunidades fracasan en su intento de ser comunidad porque básicamente no entendieron que tenían que dar la cara, comprometerse con el otro.

Hoy las comunidades, sobre todo aquellas más cercanas o intrincadas en lo urbano, miden sus objetivos y propósitos en función de la mutua conveniencia en torno a elementos en los que casualmente coinciden. Un gremio profesional no es un cuerpo de sabios, es un organismo para impulsar la profesión del gremio. La sociedad civil defiende sus derechos y pelea por sus libertades, aunque cada vez más despojados de contenidos antropológicos y culturales. Las comunidades tradicionales no se organizan de forma principal en torno a la conveniencia, sino en torno a la vida y la concepción que tienen de ella, en torno a una cosmovisión. Pero la capacidad de tener o participar de una cosmovisión se ha reducido. Las comunidades más fuertes tienen una suerte de filosofía, más allá de un catálogo de acuerdos. La reformulación de una comunidad en sentido fuerte gira en torno a esos temas fundamentales, la permanencia de una comunidad resulta del trabajo que sus miembros ejercen en torno a ellos.

Así, comunidad es un concepto inquieto e inquietante, afortunadamente.

[Ya en tono personal: me gusta vivir en comunidad. Me gusta impulsar la existencia de comunidades ricas, complejas, dinámicas y fuertes. No quiero ser un ermitaño. No es fácil formar parte de una comunidad. Pero puesto a analizar en la balanza de mi humanidad las cosas, creo en mis comunidades y vivo y gozo sus procesos.]

 

Por: Jesús Salazar / Cafeólogo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s